martes, 22 de marzo de 2011

Ayudar sin saberlo!

Sentí la necesidad de escribir estas palabras… No sé muy bien por dónde empezar así que lo hare “como me salga”.

Ayer mi mama que vive en Córdoba me llamo llorando, más allá del susto que me dio y que en 2 minutos se me cruzaron 3000 cosas en la cabeza, me explico que lloraba por la siguiente historia:

Ella es bastante charlatana (jaja) y desde que conoció Abr por Nora en Rosario, vio los avances de NACHO y como cambio nuestra vida empezó a “Promocionarlo” a cada persona que pasa por su camino: pasajeros en la hostería, kinesiólogos, amigos, etc,etc… En esta oportunidad le explico sobre el tratamiento a una señora alojada en su hostería.
Conociéndola, imagino que la habrá enloquecido un poco! Jajaja… la señora la escuchaba ATENTA sin decir nada. Al irse de la hostería LLORO muy angustiada despidiéndose.
Mi mama como cualquiera en esa situación, se asombro pero no sabía que pensar.
Al poco tiempo, desde la ruta la señora llamo para contarle que su nieto tiene daño cerebral provocado por un accidente que tuvo hace unos años (fue atropellado con pocos años de edad).
Parece mentira no? Desde ya que tenía en sus manos el teléfono de Abr Rosario SIN SABER de antemano que lo necesitaría…. Casualidad o causalidad???.

Sé que hay muchas personas que “esconden” su realidad, su enfermedad, sus sufrimientos por vergüenza, miedo, ignorancia, porque creen que así tienen la vida más fácil y me pregunto imaginemos si cada uno de nosotros con cualquier patología: difícil, fácil, rara, sencilla pero que hagamos un tratamiento NO INVASIVO, que nos de una mejor calidad de vida, SERIAMOS CAPAZ DE CONTARLO A LOS CUATRO VIENTOS?? A cuantas personas podríamos ayudar sin darnos cuenta no????
Nosotros llegamos a Abr por una charla de mama en su clase de pintura con Nora Pellejero en Rosario, CASUALIDAD O CAUSALIDAD??
Ojala TODOS seriamos capaces de ABRIR NUESTRA MENTE Y NUESTRO CORAZON, no tener miedo de hablar de enfermedades, problemas y situaciones adversas… NUNCA SABEMOS cuánto ayudamos al otro!

2 comentarios:

  1. Así es... No cuesta nada y puede hacer una GRAN diferencia!!

    Por aquí otra misionera feliz, porque como tú dices es IMPOSIBLE no gritarlo a los 4 vientos.

    ResponderEliminar